miércoles, 4 de agosto de 2010

SIN ALAS

Sé quien soy,
pero lo que soy,
no soy yo

6 comentarios:

Perséfone dijo...

Conforme la vida avanza, llegamos a conocernos y reconocernos, el tiempo nos ayuda en ese viaje. Las circunstancias nos modifican la ruta, pero no nuestro ser, seguimos acompañándonos y debemos reconciliarnos con nosotros mismos.

Sí que cuesta, lo sé.

Besitos, mi cielo.

Leonor dijo...

Exacto mi querida Atenea, nosotros somos mucho más que un cuerpo o una mente; somos energía pura que nunca muere, solo se transforma, y aquí estamos... metidas en este cuerpo para aprender de todo ello y sacarnos un "master" Seguro que lo conseguimos!!!

Un abrazo bien grandote con todo mi cariño mi niña,

Berta dijo...

Quierida Atenea, me da la impresión de que a casi nadie le coincide el quien es con lo que es, pero esto es lo que tenemos , quizás nuesttros cuerpos no acompañen a la idea de quienes somos , pero la imaginación es libre y ahí puedes soñar, ya se que no es de gran consuelo pero aveces esos instantes ayudan a sobrellevar los problemas y a sentirnos libres de ataduras.
Besos.

medianoche dijo...

Sabemos muy poco casi nada de nosotros mismos, pero la energía fluye constante y nos alimenta, si se, somos hijos de Dios, muy bellas letras.

Saludos

cuchu dijo...

Hola preciosa, perdóname por no haber venido a verte en tanto tiempo.

En más de un sitio he leido que el cuerpo no es más que un traje para el alma ¿Y sabes que pienso yo? que se nos ha quedado estrecho, pequeño, o lo que sea.... es como llevar un par de zapatos un número pequeño ¿a que si?

¡Nos ha tocado la china! Y todo porque somos grandes de espíritu...

besitos guapa

Bego dijo...

HOla Atenea, saber quien se es aunque no te reconozcas es muy importante, ya quisieramos muchos saber exactamente como somos.

Besos.

Publicar un comentario