martes, 6 de abril de 2010

NECESITO



  No he desaparecido, sigo aquí, no estoy enfadada, ni siquiera triste, podría decir que estoy ausente, pero ausente de mi misma, en stand by, pero no sé si eso explicaría lo que siento ahora mismo. Es como un estar y no estar, un sentir y no sentir, es como querer y no poder. Estoy cansada de vivir hacia fuera, entre cuatro paredes, pero siempre o, casi siempre hacia fuera, pendiente de la respiración del otro, del dolor del otro, de la sed del otro, de la alegría del otro y de las miserias del otro. Yo también tengo respiración, dolor, sed, alegrías y, como no, miserias.
 
  No soy ni la mejor persona del mundo, ni el mejor ejemplo para nadie, tampoco soy infalible, aunque lo parezca. Necesito gritar, por si alguien no lo sabe que me fallan las fuerzas, que me río como si nada ocurriera, que me retuerzo de dolor pero ahí estoy, que el cansancio es atroz pero me lo callo, que ésta, mi nueva casa, es bonita, pero que añoro la que dejé hace unos meses por cuestión de supervivencia familiar.
 
  Hace mucho tiempo que callo muchas cosas para no herir a nadie más, para que nadie se sienta mal a mi lado. Mi dolor, mi cansancio, mi mala salud sirven para camuflar muchas cosas que me hieren en esta vida. Necesito darme cuenta de que existo, necesito respirar, aprender a decir "no", "ahora no puedo atenderte a ti o a ti", tengo que escucharme también a mi misma, oir la queja de mi cuerpo o el lamento de mi mente cuando ya no puede más. No sé cómo decirle al mundo que necesito parar.

  Ni siquiera sé la razón por la que escribo ahora y no ayer o porqué esta mañana me reconocía y ahora no.
No sé quién es esa que le da al teclado titubeante, pensativa y un poco acorralada, incluso por su propio blog.

  Atenea me suplica que vuelva, que escriba, que me pierda entre las letras, pero a mi me da miedo estar aquí, me da miedo no querer volver a la vida. Temo quedarme entre estas páginas, anclada al sonido de mis campanitas y mis mariposas.
 
  Siempre me hizo bien escribir, volcar mis pensamientos en un papel, pero ahora me cuesta escribir lo que pienso porque casi no tengo sentimientos y no puedo escribir lo que siento porque casi no tengo pensamientos. Bonito juego de palabras, si fuera eso, sólo un juego de palabras, pero nada más lejos de la realidad. Es una batalla, una lucha por sobrevivir en un mundo de dolor y cansancio. Es la batalla que intento ganar cada día, es un combate abierto entre lo que quiero y no quiero o, mejor dicho, entre lo que quiero y no puedo.
 

16 comentarios:

Mercedes González dijo...

Lo que nos diferencia: tú estás cansada de vivir hacia fuera y yo estoy cansada de vivir hacia dentro.

Besos

Atenea dijo...

Mercedes, gracias por venir a visitarme.
Creo que es la primera vez que te acercas a mi casita virtual.
Yo frecuento mucho tu blog de poemas y por como escribes, no creo que vivas sólo hacia dentro. Precisamente, si vivieras así, no estarías cansada.
Tus poemas siempre denotan sentimientos hacia el mundo. Por lo tanto, no creo que sientas más por ti que por los demás.

Un beso y un abrazo

Perséfone dijo...

Necesitas gritar y debes hacerlo, ya has empezado aquí, has dado el primer paso. El blog no debe acorralarte, sino liberarte. Piensa que eres tú la que hablas por boca de Atenea y tú controlas y decides cuándo salir o cuándo entrar en este remanso de paz con tus campanillas y tus mariposas.

Perdona que te diga, hermana, que ese bonito juego de palabras es totalmente falso en sus planteamientos. Estás llena y rebosas sentimientos, y ya sabes que los sentimientos van de la mano de los pensamientos (se piensa lo que se siente).

Esa batalla entre lo que se quiere y lo que se puede es una batalla perdida de antemano, que no debiéramos ni tan siquiera iniciar. Podíamos cambiarla por la batalla entre lo que quiero y lo que podría hacer, siendo realista, es decir, entre lo que quiero y puedo. Enfoca siempre la frase de forma positiva (olvídate de los verbos negativos como "no puedo").

Mil besos y un abrazo grandote al son de tus campanillas (que me encanta oirlas)

Leonor dijo...

Mi querida Atenea, sé perfectamente como te sientes y te entiendo muy bien porque muchas veces yo también me siento así. Y es que hay veces que una tiene unas ganas terribles de gritar a los cuatro vientos que no es tan fuerte como los demás creen... que ya está cansada de fingir, de reír por fuera cuando por dentro llora... que también necesita que la mimen, que la dejen en paz, llorar a moco tendido... y tantas cosas más... Pero no nos equivoquemos, pues hay que reconocer que sí somos fuertes, que tenemos coraje y que al fin y al cabo amamos la vida mucho más que otras personas ¿cómo si no seríamos capaces de resistir lo que resistimos? ¿cómo podríamos regalar una sonrisa a quien más lo necesita? Sí amiga mía... no dudes de que somos fuertes. Muy fuertes.
Ahora estás cansada y desanimada, es lógico, somos humanas, pero mañana volverás a ver la vida de otro color, del color más vivo y feliz que puedas imaginar ¡ÁNIMO CAMPEONA! y ya sabes... sigue escribiendo porque te necesitamos, necesitamos tus palabras para aprender de ti y no sentirnos solas.

Mil besitos mi cielo,

Perséfone dijo...

Sólo vine a darte las buenas noches a ti y a Atenea, quizás ésta ya hace tiempo que duerme.

Que descanses con un sueño reparador.
Besitos sonoros.

rafaplaza dijo...

Estoy, aquí a tu lado, como siempre, unas veces sentado otras depie, un paso adelante o un paso atrás, pero como siempre aquí a tu lado, triste , contento ... fuerte o temblando, presente o ausente , pero siempre aquí a tu lado.

Con todo mi amor, con mi vida, con mi alma, siemptre por tí, siempre a tu lado.


Te quiero.

Angels dijo...

Te entregas demasiado y eso agota, llega un momento en que necesitas decir "no", y es ahí cuando te sientes mal, pero por qué...?.

Todos a veces necesitamos desconectar sin explicar, sin justificar, sin hablar. Eso no es nada malo, tú también necesitas escucharte, atenderte y concederte tu tiempo.
Te comprendo...yo a veces necesito que me dejen!!!.

Un abrazo y muuuchos besos.

cuchu dijo...

Al leerte he sentido como si te hubieras metido dentro de mi.... no he podido evitar las lágrimas. Luego he leído los comentarios y me han ayudado, imagino que a ti también.
Deja que Atenea siga escribiendo porque ella es tu esencia....tu alma....tus sentimientos.

Somos fuertes, nadie soportaría el dolor y el cansancio cada día si no fuera así.

Grita cuando necesites hacerlo. Llora cuando el corazón te lo pida. Patalea y protesta porque eso te hará sentir mejor.

Te voy a poner algo que escribí en mi blog hace unos días...es triste, muy triste y parecido a lo que has expresado...pero como somos fuertes no siempre me siento así. Tambien soy feliz por muchas cosas.

LA SOLEDAD

Ella no llama a nadie....a nadie le cuenta sus penas,
necesita desahogarse y lo hace con las letras.
La soledad es terrible. La destroza, la fulmina.
La convierte en una sombra...en la sombra de sí misma.
Tiene una herida en el alma. Tiene el alma en carne viva...
Sangrando rabia e impotencia, ella no se resigna.
Ella se siente perdida, encarcelada... escondida.
Quiere que todos la encuentren, que la salven de su ruina...
Necesita que la busquen sin que ella se lo pida.
Por eso cuando está enferma... a nadie cuenta sus penas.
Se queda sola, dolida. Sin que nadie la llame....
sola en su casa, sola en su vida.

Escribir esto me ayudó a sentirme mejor...deja que Atenea se exprese.

Un besazo de alguien que a pesar de todo es feliz

Perséfone dijo...

Buenas noches amiga, que sueñes con tus campanitas y tus mariposas de colores.

Como ves, ya resolví mis problemas técnicos de ordenador, al menos momentáneamente, algo es algo, jeje.

Besitos

Leonor dijo...

Vine a desearte un estupendo y feliz fin de semana y a darte mi mano para caminar juntas.

Mil besitos con todo mi cariño mi bella Atenea,

Atenea dijo...

Infinitamente, gracias a tod@s.

Un beso

Rosa dijo...

Gracias por tu apoyo y cariño he puesto una nueva entrada en mi blog para que conozcais el sitio donde naci y me he criado, de momento sera mi ultima entrada hasta que me opere, espero volver pronto y daros las gracas personalmente
Tengo enlazado en el post un blog precioso de Extremadura, me encantaria que lo vistaras

Un besito cielo y hasta muy pronto Rosa

Perséfone dijo...

Como no quiero perder las buenas costumbres, vengo a darte las buenas noches, que ya toca. Deseo que descanses y que la noche no te tenga en vela más de lo necesario.

Felices sueños para todos los de tu hogar.

Mariajo dijo...

Mi querida Atenea, he pasado a leer tu blog para ver cómo ibas y me he encontrado reflexiva y quizás con ello, un poquillo baja de ánimos, o quizás más bien confusa.

Pero eso es normal, positivo y deseable cada cierto tiempo. La gente no está acostumbrada a sentarse a pensar y meditar sobre el momento de su vida en el que está, cada cierto tiempo, y es bueno, porque con ello haces "limpieza general" de cosas que tienes que poner en orden en ti, otras dejarlas como están porque determinas que te gustan, y otras añadir o incluso eliminar.

Y en ese trasiego -cual inventario general que haces de tu propia vida- es normal que te sientas aturdida en ciertos momentos, y en otros (según haces repaso de qué quieres o necesitas cambiar, y qué no) te sientas bien o mal.

Pero todo ello forma parte de ese "hacer inventario y limpieza general" cada cierto tiempo, en tu labor de introspección, y eso siempre, siempre, es positivo, porque te ayuda a avanzar y modificar (o no) pautas de vida, cuando lo necesitas. A veces, esos "resultados" los notas, y otras veces no. Pero ahí están, evolucionando, junto con tu cuerpo físico y tu vida... ;-)

Y una cosa te digo, ¡¡¡mejor hacer "limpieza general" cada cierto tiempo, que no esas personas que pasan por la vida sin detenerse a pensar sobre la vida que lo sustenta, y sobre sí mismo como ser humano -uno más- que puebla este planeta!!! ;-)

Por otro lado, que hayas tenido la valentía de compartir tus dudas y ese poso de melancolía que destila, es un acto de valentía y honestidad personal que no todo el mundo es capaz de hacer, ni de tener. Y si, por ende, la gente te está respondiendo de forma comprometida y cariñosa... es porque tú has sabido poner en ella esa semillita de amor y respeto hacia tí y este maravilloso mundo en Internet que has creado con tanto cariño y detalle, como es tu blog ;-)

Así las cosas, te tienes que sentir muuuy orgullosa de las cosas que has conseguido por parte de los demás, sea por Internet o en tu vida real (cosas que no son materiales, pero que son más tangibles que el dinero, el poder y ese tipo de cosas): amor, respeto, cariño, simpatía, ganas de comunicarse contigo de forma cercana... ;-)

Y a quien no le guste, o no te valore, que le den, jeje (aquí, me pongo brutica, qué se le va a hacer, no todo van a ser palabras estupendas) :-)

A través de este escrito, has hecho una valoración muy buena de el momento en el que estás, de lo que necesitas modificar, y de lo que tienes y está bien (aunque a lo mejor no lo veas a primera vista). ¡¡Hazte "caso" a tí misma, y cambia -o no- lo que necesites, para seguir llevando tu mochila de viaje por la vida de la forma más cómoda posible!!.

Como ves, tu blog te ha ayudado, y mucho, a exponer la parte que necesita ayuda y/o exponer por escrito sus cosas, para poder verlas más claras, así que, ¡es muy positiva la utilidad que tiene para tí... y encima a todos nos gusta, así que en la medida que te apetezca, sigue fluyendo por aquí!, ¿vale? ;-)

Un cálido abrazo,

PD: y otro grande para Perséfone y Cuchu, que veo que te escriben ;-)

Mariajo dijo...

Fe de erratas: jeje, que he visto que por una pequeñísima metedura de pata mio de preposiciones, ¡¡se ha cambiado todo el sentido de mi primer párrafo!!, así que donde he dicho: "he pasado a leer tu blog para ver cómo ibas y ME he encontrado reflexiva y quizás con ello, un poquillo baja de ánimos, o quizás más bien confusa.".

En realidad lo que decía era: "he pasado a leer tu blog para ver cómo ibas y TE he encontrado reflexiva y quizás con ello, un poquillo baja de ánimos, o quizás más bien confusa.".

Ahora sí ;-)

Bss!,

Atenea dijo...

Mucas gracias, María José,
Sí, a veces es bueno hacer esa limpieza interior de la que hablas.
Espero que me sirva para saber qué cosas son las que tengo que modificar y cuáles no.
Sin lugar a dudas, lo que sí he notado es vuestro calor. A través de unas líneas se entrega mucho más cariño del que pueda parecer.
Te agradezco mucho tu paso por mi blog, mostrándome tu apoyo.
Un abrazo grande
PD.:Ya te había entendido desde el principio.
no te preocupes, je je.

Publicar un comentario